Noticias

03 abr 2014

Retención del talento en la empresa española

toma de decisiones

El filósofo y autor norteamericano Elbert Hubbard solía decir que si hay algo más “escaso” que el propio talento, eso es el “talento de saber identificar a los talentosos”. Puede que esta suerte de trabalenguas nos resulte curiosa, sin embargo, el reconocimiento de las capacidades de las personas que nos rodean es un aspecto fundamental, tanto desde el punto de vista social como en el apartado laboral. La toma de decisiones en la empresa no es algo fruto del impulso, sino que se produce en base a la conjunción de planificación y talento. Precisamente, uno de los retos que se le plantean a la empresa española en la actualidad es saber identificar y retener a aquellos trabajadores cuya capacidad y potencial es un valor añadido

El final del localismo

La búsqueda de profesionales con preparación parece irse alejando de una perspectiva localista. Vivimos en una aldea global y, por lo tanto, las compañías españolas no deben reducirse a buscar trabajadores cualificados en su propio ámbito geográfico. En este sentido, España cuenta con la importante ventaja de sus firmes y sólidas relaciones con Latinoamerica y la zona del Magreb.

Implicar a los empleados

Un factor clave en el proceso de retención del talento tiene que ver con el compromiso. De acuerdo con un estudio elaborado por la firma Towers Watson, sólo uno de cada cinco trabajadores dice sentirse implicado con su empresa. Un adecuado programa de formación, mejoras en la transmisión de la cultura corporativa, saber reconocer el esfuerzo y el desempeño o desarrollar programas de incentivos son herramientas que pueden ayudar a la alta dirección de una compañía a fidelizar a su plantilla.

El coste laboral en España supera, de acuerdo con el último estudio elaborado por el Instituto Nacional de Estadística, los 2.600 euros. El tiempo de formación, integración y aumento de la productividad de un profesional suman y hacen que, en caso de que un empleado con proyección se marche a otra compañía, el “saldo” negativo sea mayor.

Pedir consejo a los empleados de cara a la toma de decisiones estratégicas de la empresa, ayuda en gran medida a que se refuerce esta implicación, ya que el trabajador considera de este modo que se le escucha, que se tienen en cuenta sus aportaciones y que forma parte del funcionamiento de un engranaje que se resentiría sin su participación.

Además de los clientes, el principal activo de las compañías son sus propios empleados. Saber incentivarlos y retenerlos es la mejor de las inversiones.

  • 0 Comments

COMPARTIR EN:

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.