Noticias

12 jun 2014

‘Eugene’, la primera máquina capaz de pensar

inteligencia competitivaLa Inteligencia Competitiva, se basa en el manejo de la información para estudiar lo que hace la competencia de una empresa, la evolución del entorno, la tecnología disponible o las posibilidades de inversión. Siguiendo esta definición, se puede hablar de empresas inteligentes. Sin embargo, detrás de esta calificación se encuentra el trabajo sistematizado de personas de carne y hueso que, en efecto, pueden (y, de hecho, lo hacen) emplear equipos informáticos para la gestión, localización y utilización de la información. Sin embargo, tal vez nos estemos acercando cada vez más hacia un panorama en el que las máquinas sean más y más autónomas e independientes de sus creadores. Y no, no estamos hablando del argumento de una cinta de ciencia ficción como “El Cortador de Césped” o “Trascendence”. Un programa informático, una computadora, acaba de ser capaz, por primera vez, de superar una prueba de plena inteligencia, asumiendo las características, respuestas y capacidad de procesamiento de datos abstractos de una persona.

El test de Turing es un examen diseñado por el matemático, filósofo y criptógrafo británico Alan Turing, cuyo objetivo era ser capaz de demostrar la inteligencia de una invención mecánica. Turing estableció que si una máquina era capaz de ‘engañar’ a la tercera parte de las personas que interactuaran con ella, de manera que éstas no fueran capaces de distinguir si la interacción que estaba teniendo lugar era con un ser humano o mecánico. Ya en el 2010 el robot bautizado ‘Suzette’ consiguió hacer dudar a un juez, pero este mes pasará a la historia como la primera vez en la que un programa informático (‘Eugene’) superaba esta prueba en un entorno controlado, mediante un procedimiento científico.

Eugene Goostman’ (el programa, como una persona, tiene nombre y apellidos), consiguió convencer al 33% de sus interlocutores de que era un muchacho de 13 años de edad, tan humano como tu y como yo. En la prueba, desarrollada en la Royal Society de Londres, el programa asumió la identidad de un joven Ucraniano de 13 años.

La prueba se desarrolló a partir de conversaciones de texto de cinco supercomputadoras con jueces, para las que los programadores no contaron con ningún tipo de guión o bases temáticas. Vladimir Veselov, una de las personas ‘reales’ detrás de ‘Eugene’ apuntó que la clave del éxito de este programa a la hora de superar el Test de Turing se basa en el error.

En efecto, los participantes (jueces) del test, tienden a dar como verosímil que una persona cometa errores o desconozca ciertas respuestas, más si cabe si estamos hablando de un muchacho de trece años. En el caso de los ordenadores, consideramos a estos más impermeables al error.

Pese a esta noticia, parece que aún queda mucho camino para que las máquinas puedan sustituir la capacidad de análisis, abstracción, síntesis y comparación de los seres humanos. Al menos eso es lo que creemos en h4dm. Nuestros servicios de inteligencia competitiva, apoyo a la internacionalización de empresas o consultoría se basan, precisamente, en el trato cercano y personalizado con cada cliente, buscando una individualización que no está al alcance de ninguna máquina. Al menos, de momento.

  • 0 Comments

COMPARTIR EN:

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.